top of page
Search

Apoderamiento a través de las herramientas.



Por: Zulnette García Ramos

Directora Ejecutiva de Albanistería en la Brega

Administradora de Albanistería

 

Luego de 17 años proveyendo servicios a mujeres sobrevivientes de violencias en programas de vivienda transitoria o permanente, me di cuenta de que había destrezas de habitar y mantener un espacio de vivienda que mis participantes no tenían. Perdí la cuenta de las veces que tuve que gestionar voluntariado, hacer un pote entre compañeras o buscar un contrato para resolver asuntos de cerraduras, abanicos de techo, liqueos, inodoros dañados, entre otras cosas bien sencillas. ¿Por qué a las mujeres no nos enseñan estas cosas? ¿Por qué nuestros aprendizajes generalmente se circunscriben a limpiar, cuidar y cocinar, cuando somos más de la mitad del país y en su mayoría jefas de familia? Históricamente la sociedad ha decidido para qué somos buenas, con el elemento de que somos mujeres como evaluación principal. Coincido en la vida con Alba Montero, quien llevaba 29 años como ebanista, trabajando en compañías privadas, así como por cuenta propia. Alba ha vivido los retos de ser una mujer en un ambiente laboral históricamente masculinizado. También ha visto los beneficios que ha traído a su vida el saber usar herramientas relacionadas a la construcción. Ambas concordamos que, para lograr procesos de autosuficiencia y empoderamiento las mujeres, en particular las mujeres sobrevivientes de violencia de género y mujeres jefas de familia, debían incorporar a sus vidas el uso de herramientas. En el 2016 desarrollamos el primer ciclo de talleres, de muchos, en un proyecto de vivienda transitoria para mujeres sobrevivientes de violencia de género.

 

En enero de 2020 formalizamos esta iniciativa como una corporación con fines de lucro registrada como Mujeres en la Brega LLC pero conocida como Albanistería. Albanistería ha atendido en dos años alrededor de 600 mujeres y niñas. Nos dimos cuenta que hay un gran interés de parte de las mujeres en participar en los talleres.  Sin embargo, muchas no pueden asumir el costo de estos. Por esto, durante esos dos años, hemos hecho campañas de recaudación de fondos que nos han dado la oportunidad de becar a 44 mujeres y 20 niñas, así como hacer un grupo para personas de identidad transmasculina y personas no binarie.

 

Con el interés de proveer un mayor acceso a los talleres, en el 2021 nace formalmente Albanistería en la Brega Inc. Albanistería en la Brega Inc. es una organización sin fines de lucro, liderada por mujeres, que desarrolla las destrezas de bricolaje y ebanistería en mujeres y niñas con el propósito de empoderar a sus participantes, quebrar la creencia cultural tradicional de la división del trabajo por sexo y reducir la brecha de acceso a trabajos no tradicionales para mujeres.

 

Albanistería en la Brega Inc. es la única organización que trabaja el apoderamiento de las mujeres y las niñas a través de un proceso educativo sobre el uso de herramientas y destrezas de bricolaje. Históricamente el uso de dichas herramientas ha sido reservado para los hombres, masculinizando estas destrezas, y por consiguiente, las profesiones relacionadas. Ha sido una división sexual fomentada en la cultura; nada tiene que ver con las capacidades o competencias de las mujeres y niñas. Aprender a usar estas herramientas, para las mujeres y las niñas, es más que un proceso cognitivo de aprendizaje; es un proceso de apoderamiento, un aprendizaje conducente a la autosuficiencia social, personal y económica.

 

Durante estos pasados dos años, a través de Albanistería y Albanistería en la Brega, hemos probado que el interés de las mujeres y las niñas para aprender a usar herramientas de bricolaje existe. En evaluaciones las mujeres reportan sentirse apoderadas y orgullosas una vez terminan cada taller. Como forma de documentar esa percepción de apoderamiento, la Dra. Noralis Rodríguez-Coss de la Universidad de Gonzaga en Washington State, está documentando y trabajando en un estudio sobre la relación entre el uso de herramientas y el apoderamiento en mujeres, usando a Albanistería como referente.

 

En nuestros talleres, las participantes aprenden a montar una cerradura, arreglar goznes de gabinetes, usar herramientas manuales, caladora y taladro drill driver, barrenas para maderay cemento y ensamblaje de piezas. Las participantes se llevan su caja de herramientas estilo japonesa, ensamblada por ellas y cuatro herramientas de bricolaje: martillo, destornillador, pinza y cinta de medir. Además, se les enseñan elementos básicos de electricidad que le permitan cambiar receptáculos, arreglar lámparas, montar abanicos de techo y arreglar extensiones electricas. Aprenden también el uso y funciones del taladro martillo, uso de barrenas, expansiones y tornillos de cemento, así como sus funciones y particularidades. Estas destrezas no tan sólo les van a permitir sacar ese cuadro que lleva en el piso de la sala meses esperando a que alguien aparezca y lo monte, sino también poder cambiar la cerradura o instalar un pestillo que añade más seguridad en una situación de violencia, instalar un abanico de techo que va a refrescar a la familia, arreglar las puertas de gabinetes antes de una inspección de vivienda e inventar manualidades que podrían capitalizar.

 

Los testimonios de nuestras participantes nos hacen pensar que en tiempos de desastres climáticos, la vida de las mujeres sería diferente.

 

“Participé del taller y les quería contar. Llevo dos días sin luz, si fuese antier seguía pasando calor, pero como ya se usar el taladro, arreglé el door stopper y ahora puedo dejar la puerta del balcón abierta y mi niña y yo dormiremos mucho mejor. Poder hacer eso se siente muy bien.” Anónimo

 

“Llevaba meses con la llave del fregadero que no botaba agua como debía. Tenía que jugar con la palanca de la mezcladora para poder fregar o usarla. Después del taller de plomería, se acabó el problema. Llegué a casa y arreglé la mezcladora. Ya no más peleas con ella. ¿Cómo es posible que haya padecido tanto tiempo sólo por no tener un conocimiento que es básico? Pero no me vuelve a pasar. Estoy bien orgullosa de mí, gracias a ustedes.” V.

 

Si las mujeres aprendieran a usar herramientas, sus vidas serían diferentes, más seguras, más autosuficientes, más libres.  Cambiemos la historia de las mujeres, un tornillo a la vez.

0 views0 comments

Recent Posts

See All

コメント


bottom of page